Hiking Adelaida

No sabiamos lo que venia… que ingenuos

Segun Mario, la tipica estructura de casco de la hacienda de finales de los 60s. Mínimo la báscula estaba “trucada” por esos días.

Explorando los Amates. Hacia unos dias habia conseguido unos rollos Kodak Pro 100 y decidí probarlos junto al Elmar 50mm 2,8.

Este encuentro debió darme una señal acerca del retorno

El Elmar proporciona buenos resultados tanto en el detalle como en el bokeh

“Las plantas que nos donaron fueron las primeras en arruinarse”.

La Cooperativa comercializa su propio café en el mercado internacional.

Foto para el análisis sociológico del expectador.

Atravesando el maizal antes de llegar a la primera cascada.

Paradise Lost y el cambio al Nikkor 105mm 2,5 para algunas tomas a la distancia.

Happiness is… a clean waterfall!

Después de una hora mas de recorrido llegamos a la segunda cascada. El hombre blanco y la naturaleza.

Improvisando dialogos.

Perspectiva Natural

Aun faltaba mucho por recorrer, pero comenzó la lluvia y tuve que guardar la cámara.

El Gobierno de Japon le condonó ciertas deudas al Gobierno de El Salvador a cambio de apoyar y promover Cooperativas como la Santa Adelaida. Se instaló un pequeño beneficio, pero se dejo a la suerte de los cooperativistas su mantenimiento y reparaciones.

La finca cuenta con un pequeño restaurante. “Una señora que le gusta venir nos enseñó a hacer quesadillas” (Buenísimas por cierto) Un barista los esta capacitando para la preparación y presentación de capuccinos, espressos y otras bebidas.

Cordillera del Bálsamo